Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2012

De paso…

Imagen
Hotel Los Lebreros. Sevilla Nunca he conocido a los inquilinos de mi vida. no he sabido cuándo salen, cuándo entran, en qué estación desconocida descansan sus miserias.

Hotel de las Letras. Madrid Las mujeres han salido de este cuerpo a portazos quejándose de mi tristeza, en algunas temporadas se han quejado de humedad de mucho frío, de algún extraño moho en la alacena.
Hotel Alfonso XI. Sevilla

Se marchan siempre sin pagar los inquilinos de mi vida y el patio queda nuevamente solo. Mi corazón deja de ser una posada de hambrientos que acoge a todos los pájaros que llegan del verano y aguardan a que regreses por tus cosas a este hotel de paso donde siempre es de noche.
Hospedaje de paso ( Álbum de los adioses ). Federico Díaz-Granados

Praga…admirable e inesperada

Imagen
“…Se ha escrito mucho acerca de la belleza de Praga, pero no estoy seguro de que belleza sea el término adecuado que deba aplicarse a esta ciudad misteriosa, diversa, fantástica y absurda a orillas del Moldava…”


“… ¿Pero cómo se puede conocer una entidad tan amorfamente esquiva como Praga, o cualquier otra capital, dicho sea de paso? ¿Qué es Praga? ¿Es su esencia inherente a la bonita plaza de la Ciudad Vieja, con sus cafés y su famoso reloj, o, todo lo contrario, a los latentes suburbios de hormigón donde la mayoría de los praguenses viven sus vidas decididamente nada bohemias?.”


El tiempo deposita sus capas como estratos de roca, la porosa piedra caliza del presente sobre el granito de los comunistas sobre las cenizas y los diamantes de los Habsburgo sobre el basalto de los Premyslidas....(....) Hay tantas Pragas como ojos que la miran; más, una infinidad de Pragas.”
“…Los sombríos esplendores de la Catedral de San Vito no son más que un destello en el borde de mi memoria en comparac…

Agua …

Imagen
      Plaza del Triunfo. SevillaUn instante la luz
en el agua, y los días,
que se van como el agua.
       Paseo de Recoletos. MadridVamos, sin prisas,
la fuente mana y corre
por ti, esperándote.
Justo Navarro