Candados del amor…

IMGP0059b
-Sí... Me parece que alguien se ha equivocado atando la motocicleta...
-Pero ¿qué dices, tonto? Es el «candado de los enamorados». Se engancha un candado en esta cadena, se cierra y se arroja la llave al Tíber.
-¿Y después?
-Ya nunca te separas.
-Pero ¿quién inventará esas historias?
-No lo sé. Ésta existe desde siempre, la refiere incluso Trilussa.
-Te burlas de mí porque no lo sé.
-Es verdad... Lo que ocurre es que tienes miedo de poner un candado.
(Tengo ganas de ti, de Federico MOCCIA )
PENTAX Image
Pero el Amor o, para ser más precisos, los candados, deben pesar tanto que, hasta el voluntarioso y veterano puente Milvio, pareció resentirse.  Llevado el tema a una de las reuniones del consistorio de Roma, fue el alcalde quien salió en defensa de esta moda que surgió tras la novela de Federico Moccia.
Así que, por el momento, los miles de candados que las parejas de enamorados dejan enganchados en las cadenas de los pretiles del puente no se venderán como chatarra y seguirán siendo un motivo más de atracción de ese lugar.
Etiquetas de Technorati: ,,

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las olas...

Sin licencia para tocar...

1, 2 y 3…lo que usted no quiera para El Rastro es…