Gorriones…

45d-2-89
Los gorriones son los niños del aire, la chiquillería de los arrabales, plazas y plazuelas del espacio. Son el pueblo pobre, la masa trabajadora que ha de resolver a diario de un modo heroico el problema de la existencia.
Su lucha por existir en la luz, por llenar de píos y revuelos el silencio torvo del mundo, es una lucha alegre, decidida, irrenunciable. Ellos llegan, por conquistar la migaja de pan necesaria, a lugares donde ningún otro pájaro llega…
45d-2-90
Se les ve en los rincones más apartados. Se les oye en todas partes. Corren todos los riesgos y peligros con la gracia y la seguridad que su infancia perpetua les ha dado. Sólo su valentía de gorrión se atreve con el invierno. Las otras aves rehúyen los malos tratos del diciembre y el enero, emigran a los países de primavera y verano constantes.
Sólo el gorrión permanece ante los duros tiempos…

45d-2-91
Avanza y avanza. Hasta que se siente rendido y en la necesidad de tomarse una tregua.
Entonces, desciende y se detiene sobre un árbol para cobrar nuevos bríos. Pero la tierra, que no es transparente como el aire, está llena de asechanzas.
Un hombre, concentrado todo él en apuntarle sobre un arma de pólvora, guiña el ojo, tuerce la boca, hunde un dedo en el gatillo del arma con sus manos peludas aferradas a ella. La mirada avizora del gorrión no ha reparado en el terrible bulto negro que procura disimularse tras un tronco. Suena el disparo…
¿Y el gorrión? ¿Ha sido destrozado? Algo del plumón de su pecho flota y se aleja en la brisa. Pero nuestro héroe vuela ya muy lejos y muy alto, camino de la casa azul y blanca.
El gorrión y el prisionero. Miguel Hernández (1.910-1.942)

Comentarios

  1. Ayer salvé a un gorrión de las ruedas de un coche. Es muy pequeñito, está super espavilado. Le he estado dando de comer migas de pan mojadas con leche. Ha dormido toda la noche, y pia (flojito) pero pia mucho. Quisiera saber si estoy haciéndolo bien, cada cuánto le doy de comer, y sobretodo cuándo puedo dejarle volar a su libre albedrío. Gracias.Espero con cariño vuestra respuesta, por favor. Montse Camprubí Zanni.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las olas...

La cuerda cortada...

¿ Jerónimo… o Pietro ?